Project Description

En este inquietante embrión del futuro que, para abreviar, llamamos presente -nuestro presente- el “mal de la juventud” ha cambiado de signo. Ya no deriva de las turbulencias provocadas por el deseo y su represión, que Ferdinand Bruckner diagnosticó, en la obra del mismo título, allá por los años veinte del pasado siglo. No. Las generaciones que despiertan a la vida, al mundo, en los convulsos albores del siglo XXI están amenazadas por otra enfermedad, por un taimado mal que afecta fundamentalmente a la memoria y que provoca en muchos jóvenes una grave carencia identitaria, febrilmente colmada por frágiles mimetismos, por fugaces pertenencias tribales, por un ávido consumo de “marcas”. Flechas del ángel del olvido aborda esta temática desde un ángulo menor y, en cierto modo, paradójico. Imaginemos que el futuro ya está aquí, ya es hoy. Y que el Sistema que rige el mundo, nuestro mundo, genera cada vez más “excedentes” humanos, especialmente entre los jóvenes, que son excluidos- o se autoexcluyen- hacia una vasta, informe y heterogénea periferia.

La atrofia de la memoria, su cancelación, su desprestigio, producen esta creciente proliferación de náufragos, algunos de los cuales van a parar, por extraños conductos clandestinos, a unas difusas y a veces efímeras instituciones. De lo que en ellas ocurre, de si allí son tratados terapéuticamente el olvido o la memoria, poco se sabe. En una de estas “instituciones improbables” ha sido acogida una joven de poco más de veinte años, con todos los síntomas de una grave amnesia retroactiva. Las circunstancias de su ingreso son inciertas. Distintas zonas de su cuerpo presentan pequeñas cicatrices, al parecer causadas por un objeto punzante. No hay ningún indicio sobre su identidad. Entonces, ¿Cómo restaurársela, para devolverla al mundo?

José Sanchis Sinisterra


Descargar el Dossier